lunes, 28 de marzo de 2011

BOUVARD Y PÉCUCHET (GUSTAVE FLAUBERT) Y LA LEY DE LAS PROPORCIONES MÚLTIPLES

Para saber de química se consiguieron el curso de Regnault, y lo primero que aprendieron fue que “los cuerpos simples son tal vez compuestos”.
Se distinguen en metaloides y en metales, diferencia que no tiene “nada de absoluto”, dice el autor. Lo mismo es aplicable a los ácidos que a las bases, “porque un cuerpo puede comportarse como un ácido o como una base, según las circunstancias”.
Esta observación les pareció extravagante. Las proporciones múltiples inquietaron a Pécuchet.
-          Me parece a mí que, dado que una molécula A, supongamos, se combina con varias partes de B, esta molécula debe dividirse en otras tantas partes; pero si se divide, deja de ser la unidad, la molécula primordial. En resumen, no lo entiendo.
-          ¡Tampoco yo! – decía Bouvard.

Lo mejor el final, ese no entenderlo espetado cual alumno de la ESO, con la seguridad de que el fallo está en la propia ciencia o en su defecto en el profesor. Bouvard y Pécuhet se pasan así toda la novela, ciencia tras ciencia.

martes, 22 de marzo de 2011

GABRIEL CELAYA Y LAS PARTÍCULAS ELEMENTALES

El pasado 18 de Marzo se cumplió el centenario del nacimiento de Gabriel Celaya y este es un blog apegado a la actualidad, así que aquí vienen unos versos del gran Celaya

¿Y por qué tan neutral, tan seguro de sí mismo
Don Neutrón?
Uno anda dando vueltas con sus eléctricas cargas
y él, estable, ni se entera
de que uno, aunque chiquito, podría como una broma
armarle la de no-Dios,
la desintegración.
Basta un salto, quanto o tanto,
¡y se acabó, señorón!


Yo cuando pienso en Celaya me acuerdo del Atlético Celaya, equipo mexicano en el que se retiró Rafa Paz, pedazo de futbolista y mundialista en Italia 90

miércoles, 16 de marzo de 2011

BLANCANIEVES Y LAS PROPIEDADES DE LAS ONDAS

O bien abrimos una nueva sección de cineconciencia o bien me aceptan ustedes que Blancanieves es un cuento y también literatura por tanto
Dejando a un lado el hecho de que solo aparezca eco cuando conviene a los coros de la canción y dejando a otro lado la extraña facilidad con la que el príncipe salta el muro desde el caballo consideremos cuántas leyes físicas se violan en este vídeo
video
En mi opinión de diletante, una onda sonora humana tendría muy difícil alcanzar la intensidad adecuada para perturbar la superficie del agua. Además, sería una onda esférica que chocaría varias veces con las paredes del pozo, no produciría un impacto puntual, como una piedra. Tampoco parece que el pozo tenga la profundidad suficiente y la sincronización sonido-impacto en el agua es un poco rara 

sábado, 12 de marzo de 2011

EL LADRÓN DE MORFINA (MARIO CUENCA SANDOVAL) Y LA BIOQUÍMICA

Atraído por una hiperbólica crítca de Andrés Ibáñez en el cultural del ABC que compro todos los sábados junto con el Mujer Hoy Corazón, leí este libro. Es un libro muy bueno, pero para mi gusto no es una obra maestra. Anotado queda:no fiarse 100% de Andrés Ibáñez. El libro se desarrolla en Corea. Esto lo hacen ahora muchos escritores españoles jóvenes, sus libros no se desarrollan en España. Uno en principio no está a favor ni en contra de esto, el único riesgo que se corre es que, como en Volver a empezar de Garci, cuando vi que Antonio Ferrandis (es decir, chanquete) se registró en un hotel como norteamericano, se ría uno donde el autor no lo pretende. Hay que decir que esto no ocurre en El ladrón de morfina , pese a ser un libro español sobre la guerra en Corea en ningún momento te entra la risa y creo que esto es de las mejores cosas del libro

Porque todo lo que en el hombre hay de misterio es fruto de la química. ¿No estás de acuerdo? El amor. El instinto maternal. O el instinto de supervivencia. Todo lo que nos parece más grande que nosotros, lo que nos arrebata y nos hace sentirnos dioses es sin embargo, fruto de nuestra pura y sencilla carnalidad

lunes, 7 de marzo de 2011

PEDRO SALINAS Y LA TEORÍA DEL BIG BANG

En el blog http://claratic.wordpress.com/ Chilindrón apunta a que hay un poema de Salinas (quién mejor para enlazar con la entrada anterior) que aunque es claramente amoroso a él le recuerda a la teoría del Big Bang. También comenta que la parte heterosexual del 27, bajo una apariecia de oficinistas anodinos eran muy ligoncetes. Tiene razón, la otra parte, la del gay trinar sí tienen el aspecto de personas más curtidas e interesantes


¡Qué gran víspera el mundo!
No había nada hecho.

Ni materia, ni números,

ni astros, ni siglos,... nada.

El carbón no era negro

ni la rosa era tierna.

Nada era nada, aún.

¡Qué inocencia creer

que fue el pasado de otros

y en otro tiempo, ya

irrevocable, siempre!

No, el pasado era nuestro:

no tenía ni nombre.

Podíamos llamarlo

a nuestro gusto: estrella,

colibrí, teorema,

en vez de así, “pasado”;

quitarle su veneno.

Un gran viento soplaba

hacia nosotros minas,

continentes, motores.

¿Minas de qué? Vacías.

Estaban aguardando

nuestro primer deseo,

para ser en seguida

de cobre, de amapolas.

Las ciudades, los puertos

flotaban sobre el mundo,

sin sitio todavía:

esperaban que tú

les dijeses: “Aquí”,

para lanzar los barcos,

las máquinas, las fiestas.

Máquinas impacientes

de sin destino, aún;

porque harían la luz

si tú se lo mandabas,

o las noches de otoño

si la querías tú.

Los verbos, indecisos,

te miraban los ojos

como los perros fieles,

trémulos. Tu mandato

iba a marcarles ya

sus rumbos, sus acciones.

¿Subir? Se estremecía

su energía ignorante.

¿Sería ir hacia arriba

“subir”? ¿E ir hacia dónde

sería “descender”?

Con mensajes a antípodas,

a luceros, tu orden

iba a darles conciencia

súbita de su ser,

de volar o arrastrase.

El gran mundo vacío,

sin empleo, delante

de ti estaba: su impulso

se lo darías tú.

Y junto a ti, vacante,

Por nacer, anheloso,

Con los con los ojos cerrados,

Preparado ya el cuerpo

Para el dolor y el beso,

con la sangre en su sitio,

yo, esperando

¡ay, si no me mirabas !

a que tú me quisieses

y me dijeras: “Ya”.

jueves, 3 de marzo de 2011

JUAN DE MAIRENA (ANTONIO MACHADO) Y LA COMPOSICIÓN DEL AGUA DE MAR

Lo poético, en el poeta mismo, no es la sal, sino el oro que, según se dice, también contiene el agua de mar

Esto que dice Juan de Mairena sin mucha seguridad es verdad: hay oro en el agua de mar, igual que otros muchos elementos en cantidades que los científicos llaman trazas y que vienen a ser más o menos como el clembuterol que contenía el filete de Contador.
El agua de mar contiene como todo el mundo sabe  NaCl, responsable de su sabor. A muchos profesores de Química les gusta maravillar a sus alumnos diciendo que en el mar se encuentran todos los elementos de la tabla periódica, mientras señalan la tabla periódica que han colgado en el aula, con un gesto copiado del hombre del tiempo cuando este señala que la borrasca afectará a todo el levante.
Creo que la sal es la única sustancia o de las pocas que es económicamente rentable extraer de agua de mar, por ejemplo en las salinas de San Fernando, como cantaba Camarón. Si vas a comprar sal a estas salinas, el paquetito más pequeño que te puedes llevar es el de 30 kg, que da para hacer varias doradas a la sal.