lunes, 23 de enero de 2012

SAN CAMILO 1936 (C.J. CELA) Y LA TEORÍA DE PLANCK

 He aquí un buen ejemplo de cómo a veces se utiliza la ciencia en la literatura para darse un poco de prestigio sin tener mucho conocimiento, el propio Cela comienza así pero luego hay que reconocerle su sinceridad cuando admite que no tiene ni idea, algo que deberíamos hacer muchos. En la foto aparece a la derecha Planck (el de la izquierda es Bhor) luciendo la alopecia característica de los físicos, si bien hay que reconocer su elegancia en el vestir, porque a los físicos del siglo XXI es muy difícil sacarlos del polar de Decathlon. Nótese que con el dibujo de la pizarra parece que Planck lleve un casco de astronauta con forma de huevo


según la teoría de la mecánica ondulatoria de Max Planck las imágenes que alguna vez reflejaron los espejos de las casas de putas todavía andan por algún lado del espacio, ¿estás seguro de que eso es la teoría de la mecánica ondulatoria de Max Planck?, no, seguro no, a lo mejor es del príncipe De Broglie, bueno la verdad es que de los espejos, lo que se dice de los espejos lo más probable es que no haya hablado ninguno de los dos pero tú de esto no sabes ni palabra

lunes, 9 de enero de 2012

COUSTEAU, LE COMANDANT (LOS PETERSELLERS) Y EL COMANDANTE COUSTEAUE

Para volver al trabajo con energía esta animosa canción de los Petersellers que rinde homenaje al comandante Cousteau. Perdón por el horroroso vídeo, cuando la cantan en directo introducen en la última estrofa variaciones con franceses célebres, tipo Sarkosy o Zidane


video


 Cousteau, Cousteau, Cousteau, Cousteau
Cousteau, Cousteau, Cousteau, Cousteau
Cousteau, Cousteau, Cousteau, Cousteau
Le Comandant, Le Comandant
Voy en mi barco
a investigar
peces y plantas
que hay en el mar.
No soy marino
ni capitán,
soy del Calypso
le Comandant.
(Estribillo)

Dentro del agua
se ve fatal;
con mi escafandra,
fenomenal.
Un resfriado
voy a pescar,
cago en la leche,
cago en la mar.
(Estribillo)
Murió su hijo
en el Vietnam;
eso es mentira,
murió en el mar.
Todos los peces
de luto están,
lloran al hijo
del Comandant.
(Estribillo)
Ni Charles de Gaulle,
ni Miterrand,
ni Pompidou,
ni Paul Cézanne.
¡Ningún francés
podrá igualar
en fama y gloria
al Comandant!