lunes, 28 de mayo de 2012

NUCLEAR SÍ, POR SUPUESTO (AVIADOR DRO) Y LA POLÉMICA SOBRE LAS CENTRALES NUCLEARES

'Nucleares, ¿por qué no?', es el título de un libro de Manuel Lozano Leyva sobre la conveniencia o no desde varios puntos de vista de las centrales nucleares. No lo he leído pero he leído otros de este físico sevillano y estoy seguro de que argumenta más y mejor que los chicos de Aviador Dro en esta canción, en la que se muestran fervientes partidarios de la energía nuclear

video




NUCLEAR SI 
POR SUPUESTO 
NUCLEAR SI 
COMO NO! 


Yo quiero bañarme en mares de radio 
con nubes de estroncio cobalto y plutonio 
yo quiero tener envolturas de plomo 
y niños deformes montando en sus motos 
desiertas ruinas con bellas piscinas 
mujeres resecas con voz de vampiras 
mutantes hambrientos buscando en las calles 
cadaveres frescos que calmen su hambre 


NUCLEAR SI 
POR SUPUESTO 
NUCLEAR SI 
COMO NO! 


Colinas ardientes de sol abrasadas 
y bosques de luces de pieles quemadas 
serpientes monstruosas devorando casas 
y enormes desiertos cubiertos de brasas 
Volcanes rugientes escupiendo lava 
y zonas calientes del todo arrasadas 
cavernas ocultas en playas profundas 
y valles cubiertos de flores aladas. 


NUCLEAR SI 
POR SUPUESTO 
NUCLEAR SI 
COMO NO! 

lunes, 14 de mayo de 2012

EL TIEMPO (LUIS CERNUDA) Y EL TIEMPO RELATIVISTA


Llega un momento en la vida cuando el tiempo nos alcanza. (No sé si expreso esto bien). Quiero decir que a partir de tal edad nos vemos sujetos al tiempo y obligados a contar con él, como si alguna colérica visión con espada centelleante nos arrojara del paraíso primero, donde todo hombre una vez ha vivido libre del aguijón de la muerte. ¡Años de niñez en que el tiempo no existe! Un día, unas horas son entonces cifras de la eternidad. ¿Cuántos siglos caben en las horas de un niño?
Recuerdo aquel rincón del patio en la casa natal, yo a solas y sentado en el primer peldaño de la escalera de mármol. La vela estaba echada, sumiendo el ambiente en una fresca penumbra, y sobre la lona, por donde se filtraba tamizada la luz del mediodía, una estrella destacaba sus seis puntos de paño rojo. Subían hasta los balcones abiertos, por el hueco del patio, las hojas anchas de las latanias, de un verde oscuro y brillante, y abajo, en torno de la fuente, estaban agrupadas las matas floridas de adelfas y azaleas. Sonaba el agua al caer con un ritmo igual, adormecedor, y allá en el fondo del agua unos peces escarlata nadaban con inquieto movimiento, centelleando sus escamas en un relámpago de oro. Disuelta en el ambiente había una languidez que lentamente iba invadiendo mi cuerpo.
Allí, en el absoluto silencio estival, subrayado por el rumor del agua, los ojos abiertos a una clara penumbra que realzaba la vida misteriosa de las cosas, he visto cómo las horas quedaban inmóviles, suspensas en el aire, tal la nube que oculta un dios, puras y aéreas, sin pasar.
Alguno podrá considerar forzadilla la relación de este texto con el tiempo físico pero la igualdad del tiempo para todos los sistemas de referencia ( t=t') era fundamental en toda la Física Clásica. En la Física Relativista ( término éste que le viene muy bien al texto de Cernuda), todo se complica y el tiempo se puede dilatar y dar lugar a la famosa paradoja de los gemelos. También sobre el tiempo se pronunciaba el gran Juan de Mairena:
El reloj es, en efecto, una prueba indirecta de la creencia del hombre en su mortalidad. Porque sólo un tiempo finito puede medirse. Esto parece evidente
P.S: Sin haberlo pretendido hemos traído la reflexión sobre el tiempo de dos sevillanos que vivieron fuera de Sevilla, sirva como homenaje a los sevillanos que están fuera de Sevilla y recuerdan su tiempo sevillano  hecho de otra sustancia