lunes, 29 de abril de 2013

NO MÁS ROCANROL (PARADE) Y UNA FORZADA RELACIÓN ENTRE MÚSICA Y FÍSICA

Parade es un proyecto musical liderado por un maestro de música de nombre Antonio Galvañ, en muchas de sus canciones hay una fondo científico que no sé de dónde le viene. El vídeo es un montaje de la película 'Los 5000 dedos del Doctor T.' Forzando una libre interpretación mía, sobre todo de la primera estrofa, diremos que están por un lado la Música Clásica y la Física Clásica y por el otro la Física Moderna y el rocanrol. Yo, que soy un simple, si me dan a elegir me quedo con la Física Clásica y con el rocanrol. Además en este blog siempre nos han gustado los buenos consejos como el de comprarse un violonchelo que se da al final de la canción

video
No más mecánica cuántica
No más big bang
No más teorías absurdas
No más rocanrol

No más protón microscópico
No más neutrón
No más partículas atómicas
No más rocanrol

Pónme música clásica,
uoo, oo
Baja ese volumen
No más rocanrol

No más tectónica de placas
No más fusión
No creo en la tabla periódica
No más rocanrol

No más futuros utópicos
No más horror
No más guitarras eléctricas
No más rocanrol

Pónme música clásica
uoo, oo
Cómprate un violonchelo
No más rocanrol

lunes, 15 de abril de 2013

JUAN BELMONTE, MATADOR DE TOROS (MANUEL CHAVES NOGALES) Y LA FISIOLOGÍA DEL CANGUELO

El día en que se torea crece más la barba. Es el miedo. Sencillamente, el miedo. Durante las horas anteriores a la corrida se pasa tanto miedo, que todo el organismo está conmovido por una vibración intensísima, capaz de activar las funciones fisiológicas, hasta el punto de provocar esta anomalía que no sé si los médicos aceptarán, pero que todos los toreros han podido comprobar de manera terminante; los días de toros la barba crece más aprisa.
Y lo mismo que con la barba, pasa con todo. El organismo, estimulado por el miedo, trabaja a marchas forzadas, y es indudable que se digiere en menos tiempo, y se tiene más imaginación, y el riñón segrega más ácido úrico, y hasta los poros de la piel se dilatan y se suda más copiosamente. Es el miedo. No hay que darle vueltas. Es el miedo. Yo lo conozco bien. Es un íntimo amigo mío.
Como estamos de feria vamos con algo taurino. Hasta ahora, lo más conocido de los efectos del miedo sobre el cuerpo es aquello que da lugar a la expresión ( perdón por la ordinariez) 'cagarse' de miedo, como así lo atestiguan los baños de la casas en las que han robado, que dicen que se han usado siempre por los ladrones. A muchos animales cuando  pelean se les eriza el pelo, en un fenómeno quizá relacionado con este de la barba. Y sin ser un gran experto creo que el riñón no segrega ácido úrico, sino que este va a para allí.

lunes, 1 de abril de 2013

LA SUBASTA DEL LOTE 49 (THOMAS PYNCHON) Y EL DIFERENCIAL DE TIEMPO


Este texto relaciona de manera extraña el delirium tremens (DT) con el diferencial de tiempo (dt). Las iniciales se mantienen en otros idiomas por el respectivo predominio de latín e inglés en las ciencias. Thomas Pynchon pasa por ser un escritor con mucha ciencia en sus libros, ya que parece que estudió alguna ingeniería. Tenía preparada sobre él otra entrada sobre el demonio o diablo de Maxwell, criatura mitológica a la altura del gato de Schrodinger. En el libro el traductor (Antonio-Prometeo Moya) habla de duende de Maxwell, pero yo nunca lo he visto así. Creo que lo mejor de este texto es la definición de  diferencial de tiempo, concepto fundamental en el desarrollo de la Física y las Matemáticas



Trémula, insurcada, se deslizó de costado, retrocedió con chirriante aguja por los surcos discográficos de antaño y volvió a oír la voz seria y aguda de su segundo o tercer novio estudiantil, Ray Glozing, que se quejaba entre ‘ufs’ y el sincopado toqueteo de una caries con la punta de la lengua, a propósito del álgebra de primer curso; ‘dt’, y que Dios se apiadara del viejo tatuado, significaba igualmente diferencial de tiempo, un instante mínimo y fungible en que la probabilidad se analizaba por lo que era de una vez por todas y donde ya no podía disfrazarse de algo tan inofensivo como una media aritmética; donde la velocidad moraba en el proyectil aunque este quedara congelado en plena trayectoria, donde la muerte moraba en la célula aunque la célula se observase en su momento más vital. Edipa sabía que el marinero había visto universos que no había visto nadie más aunque sólo fuera por aquella magia superior que había en los juegos de palabras vulgares, porque los DT permitían acceder a los dt de espectros allende el sol cuya clave se conoce, música compuesta únicamente de pánico y soledad antártica