lunes, 3 de diciembre de 2018

PENSAMIENTOS SECRETOS (DAVID LODGE) Y LA RISA Y EL LLANTO DESDE UN PUNTO DE VISTA EVOLUTIVO

-Es un pasaje del cuaderno de mil ochocientos treinta y ocho. Darwin tiene treinta años. Hace dos del viaje en el Beagle. Tiene bien atrapada por la cola la idea de la evolución. Ja, sin doble sentido..., está convencido de que el hombre desciende del mono, pero todavía no lo ha hecho público, sabe demasiado bien la conmoción que va a causar. Está pensando en la risa, en que cuando los humanos ríen, muestran los dientes caninos, como los babuinos. Conjetura que nuestra risa y sonrisa podría remontarse a la forma en que los monos comunican el hallazgo de comida al resto de la tribu. -Ralph sigue la cita con el dedo índice mientras la lee en voz alta-: «Forma de considerar importante el asunto, la risa modifica el ladrido, la sonrisa modifica la risa. Ladrar para comunicar a otros animales de especies asociadas una buena noticia, el hallazgo de una presa, —sin duda debido a la necesidad de ayuda.» Luego viene la idea posterior. No se le ocurre de qué podría ser una modificación el llanto. «El llanto es un enigma.»
-Sunt lacrimae rerum -dice Helen.
-Mi latín está un poco oxidado -dice Ralph.
-«Hay lágrimas de las cosas.» Virgilio. Es casi intraducibie, pero se entiende lo que quiere decir. Algo parecido a «el llanto es un enigma».
-En realidad también lo es la risa -dice Ralph-. La explicación de Darwin no zanja el problema.


Es una pena que los animales carezcan de sentido del humor, pues les resultaría muy útil para pasar las horas muertas. Todos los animales, desde los más salvajes a los más domesticados pasan muchas horas al día aburridos que podrían rellenar con bromas y risas. Del llanto no sé qué beneficio pudieran obtener los animales porque el llanto es, como dicen Darwin y Virgilio, un misterio.
Recuerdo que en el barrio se le murió un perro a unos vecinos que sostenían que su perro sabía reirse. Lo enterraron junto a una pared donde escribieron: "Ron, el único perro que sabía reirse". Algún canalla creativo borró el palo de la 'r' de reirse por lo que la inscripción pasó a indicar que aquel perro era el único capaz de 'peirse', lo cual era falso e incorrecto


1 comentario:

  1. El llanto , a diferencia de la risa, me parece una necesidad fisiológica irreprimible. La irrupción de la risa puede soslayarse con una mueca, tosiendo un poco o trasladándose mentalmente a zonas autodolorosas. Cuando sientes que las lágrimas quieren salir el cerebro no admite el salto a asuntos regocijantes y hay que llorar pese a la ruptura de intimidad que supone. Si según la conjetura de Darwin la risa fue para comunicar una buena presa, quizás el llanto nació de los monos que no participaban en el disfrute bien por ser veganos bien por no ser aceptados.
    Sunt lacrimae rerum es realmente intraducible.El latín utilizaba el genitivo subjetivo:Las cosas son las que lloran, y el genitivo objetivo:Lloramos por las cosas, por tanto mejor es dejarlo literalmente :son las lágrimas de las cosas.
    A pesar de que ya no se canta la Salve Regina, ni se sabe latín, traigo aquí una muy semejante versión de las lacrimae virgilianas:In hac lacrimarum valle.

    El perro Ron que hace tantos años que murió, ha tenido el orgullo de participar en el blog de su vecino que no ha olvidado ni a él ni a su tiempo. Sunt lacrimae rerum

    ResponderEliminar