lunes, 19 de septiembre de 2022

LAS AVENTURAS DEL VALEROSO SOLDADO SCHWEJK (JAROSLAV HASEK) Y LAS ENFERMEDADES AUTOINFLIGIDAS

 —Conozco a un deshollinador de Brewnow que por diez coronas te pone una fiebre que saltas por la ventana —observó otro paciente.

—Esto no es nada —dijo otro—. En Wrschowitz hay una comadrona que por veinte coronas te disloca la pierna tan bien que te quedas inválido para toda la vida.

—A mí me han dislocado la pierna por cinco coronas —dejó oír una voz desde una cama que había junto a la ventana.

—A mí mi enfermedad ya me ha costado más de doscientas —explicó su vecino—. Decidme el veneno que queráis, no encontraréis ninguno que todavía no haya tomado. Soy un almacén de veneno vivo. He bebido sublimado, he respirado vapores de mercurio, he masticado arsénico, he fumado opio, he bebido tintura de yodo, me he echado morfina al pan, he tragado estricnina, he bebido una mezcla fosforosa de azufre y ácido sulfuroso. Me he arruinado el hígado, los pulmones, los riñones, la bilis, el seso, el corazón, los intestinos. Nadie sabe qué enfermedad padezco.

—Lo mejor es inyectarse petróleo en el brazo, debajo de la piel —afirmó alguien desde la puerta—. Mi primo tuvo tanta suerte que le cortaron el brazo hasta el codo y hoy no tiene que preocuparse por el servicio.

Así como El verdugo, de Berlanga, es el mayor alegato posible contra la pena de muerte, este libro ejerce el mismo papel como artefacto antibelicista. Bien pensado, pena de muerte y guerra son variaciones sobre un mismo tema, cuando no directamente la misma cosa.

Todos estos pobres soldados intentando enfermar para escaquearse de la guerra me recuerdan a algo que me contó mi hermano cuando fue al hospital militar de Sevilla a hacerse las pruebas de la alergia, para ver si evitaba hacer la mili. Allí reunieron a una leva de alérgicos sevillanos y los pusieron a correr alrededor del hospital. En cuanto giraban la primera esquina cogían todas las plantas que se encontraban, las arrancaban y se las restregaban por la cara, el cuello y los brazos.

Mi misma madre tenía una carpetita en la que registraba toda la documentación médica que acreditaba mis variadas taras físicas y mentales. Finalmente no hubo necesidad de recurrir al dossier médico porque con las prórrogas por estudios conseguí llegar hasta la fecha de desaparición de la mili. Mi hermano, que pasó la prueba de la alergia (es decir, que no la pasó) y yo carecemos pues de esa experiencia que debía ser el servicio militar y arrastramos esa limitación como podemos.

Pudiera pensarse, no sin razón, que la coartada científica de la entrada de esta semana está cogida con alfileres, en tenguerengue. Será una licencia que nos permitiremos siempre que la calidad del libro justifique forzar su presencia, como es el caso que nos ocupa

lunes, 5 de septiembre de 2022

SIEMPRE HEMOS VIVIDO EN EL CASTILLO (SHIRLEY JACKSON) Y LA TOXICIDIDAD DE LA AMANITA PHALLOIDES

—La Amanita phalloides —empecé— contiene tres sustancias venenosas. Está la amanitina, que actúa despacio y es la más potente. Está la faloidina, que hace efecto al instante, y está la falolisina, que disuelve los glóbulos rojos, aunque es la menos potente. Los primeros síntomas aparecen entre siete y doce horas después de ingerirla, y en algunos casos incluso al cabo de veinticuatro o cuarenta horas. Los síntomas comienzan con violentos dolores de estómago, sudor frío, vómitos…

Mucho ojo con esta seta, apodada la cicuta verde, el hongo de la muerte u oronja mortal. Son apodos que no invitan a la confianza.  No sé si pude uno elegir entre los tres tipos de veneno o actúan simultáneamente. Yo, si pudiera escoger, estoy dudando entre la falolisina y la faloidina.  Si usted la ingiere es muy probable que pase a engrosar la lista de damnificados por esta seta, en la que se encuentran dos emperadores: Claudio y Carlos VI

Y dice la wikipedia que ‘según informes, su sabor es agradable’…

lunes, 22 de agosto de 2022

ALGÚN DÍA ESTE DOLOR TE SERÁ ÚTIL (PETER CAMERON) Y LA PROPROCIONALIDAD DIRECTA E INVERSA

 Pensé en mi madre y su inesperado regreso. No me sorprendía el fracaso de su matrimonio, pues desde el principio, apenas hacía ocho meses, el señor Rogers me había parecido un tipo raro, pero creí que duraría algo más que unos pocos días. Mis padres estuvieron casados quince años y mi madre estuvo casada tres con su segundo marido y supuse que la duración de su último matrimonio sería proporcional. Intenté calcular qué porcentaje de quince años eran tres, a fin de calcular cuál sería el porcentaje correspondiente de tres años…… ¿Acaso podrían ser cuatro días? Por desgracia, la aritmética nunca se me ha dado bien. Los números no me interesan o no me parecen tan reales como las palabras.

Pero tanto si era proporcional como si no, un matrimonio que solo dura cuatro días es de una brevedad decepcionante. Y podría argüirse que la curva debería ser exactamente la contraria y que, en vez de ir a peor, la gente debería mejorar matrimonio tras matrimonio. A ese paso, si mi madre se atrevía a casarse de nuevo, el novio terminaría dejándola plantada en el altar.

He aquí un curioso ejemplo de proporcionalidad. Los  matrimonios de esta señora duran cada vez menos según aumenta el tiempo, sería una proporcionalidad inversa. El pobre hijo argumenta con fundamento que parece más razonable esperar una proporcionalidad de tipo directa, es decir, que cuanto mayor sea la experiencia en la institución del matrimonio más duraderos serían os  casamientos, aunque también hay cierta paradoja ahí.

Hay ahora una corriente pedagógica en contra de la regla de tres, que es el método con el que se resuelven estos problemas en la enseñanza  secundaria.  Argumentan que son una simplificación excesiva de una realidad mucho más compleja. Yo, como profesor de Física y Química, estoy totalmente a favor de las simplificaciones y modelos que sirvan como metáforas de la inasible realidad, porque si no prácticamente yo no podría abrir la boca en mis clases

lunes, 8 de agosto de 2022

LA PRIMERA MANO QUE SOSTUVO LA MÍA (MAGGIE O´FARRELL) Y LA VELOCIDAD DE LOS GLACIARES

 Hay atasco en Pentonville Road. Delante de Elina, la fila de coches parece un glaciar de cromo y cristal.

Creo que la metáfora y la hipérboles funcionan bastante bien. No tengo nada que corregir entonces, me parece estupendo ya que ando de vacaciones y los profesores necesitamos no regañar ni corregir para desconectar. Yo sabía que los glaciares van lentito, pero Google me apunta que la velocidad media es de 50 metros por año. Desesperante para un atasco, claro. Un glaciar de cromo y cristal, es que hasta podría haber salido en una canción de Javier Krahe

lunes, 25 de julio de 2022

LA SEÑORA MARCH (VIRGINIA FEITO) Y LA CUCHARA COMO INSTRUMENTO ÓPTICO

 La señora March no se atrevía a girarse de nuevo hacia los otros comensales, así que miró su reflejo en el interior de la cuchara de plata. El comedor se extendía, del revés y cóncavo, alrededor de su deformado reflejo, y ella no pudo descifrar las caras de su jurado

Cuando uno explica en la Física de segundo de bachillerato la formación de imágenes en espejos y lentes, es una buena idea recurrir a la cuchara.  Es un ejemplo sencillo que contiene un espejo cóncavo, donde se pone la comida, el lado que utiliza la señora Marcha en el texto, pero también un espejo convexo por el otro lado, siempre y cuando la cuchara esté bien pulida. Seguramente la señora March no pudo descifrar las caras de los comensales porque utilizó la cara inadecuada, la cóncava, que ofrece imágenes invertidas, al revés. Esto puede comprobarlo fácilmente el hipotético lector de estas líneas. Si le hubiera dado la vuelta a la cuchara tendría ahora un espejo convexo, el cual devuelves imágenes derechas,  más fáciles de interpretar. Sin pretender que el ciudadano medio sea McGyver, este es un claro ejemplo de cómo un ligero conocimiento de la ciencia más elemental puede ayudarte en tu vida cotidiana

lunes, 11 de julio de 2022

TODO ESTO EXISTE (ÍÑIGO REDONDO) Y EL PERIODO DE SEMIDESINTEGRACIÓN

 En realidad yo no sé nada, solo soy un enfermero, hablo de oídas, pero según parece, según he escuchado a los especialistas, parece que el yodo 131, que es el que se aloja en la tiroides, se desintegra en cuestión de días.  Sin embargo, después están el estroncio 90 y el cesio nosecuántos, que tardan décadas en desaparecer. Y por lo visto, lo peor es el plutonio doscientos no sé qué, que necesita veinticuatro mil años.

Pero ¿de qué me está usted hablando?

También dijeron que el uranio tarda mil millones de años, aunque, por lo que se ve, el torio necesita quince mil

¿Quince mil? ¿Quince mil qué?

Quince mil millones de años

Pero ¿cómo que quince mil millones?

Le hablo de oídas, señor, pero los rumores siempre ocultan verdades

En Física nuclear se utiliza el  concepto de periodo de semidesintegración, o semivida, que es el tiempo en el que una muestra de núcleos radiactivos se reduce a la mitad. Es el mayor problema que presentan las centrales nucleares, dónde guardar esos residuos que siguen emitiendo por mucho tiempo. Hay una legislación muy estricta para decidir el terreno apto para enterrar esos residuos, fuera de corrientes subterráneas de agua,  en terrenos de gran estabilidad sísmica… El enfermero del texto habla de oídas, pero no dice ningún gran disparate.

La ley de la desintegración radiactiva es una ley estadística que puede aplicarse a todos los núcleos, independientemente de que se trate de yodo que del uranio, que el Carobono-14, que sería el otro gran isótopo famoso que se utiliza para datar restos fósiles

lunes, 27 de junio de 2022

EL NÚMERO 11 (JONATHAN COE) Y LA IMPORTANCIA DE LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

 —Bueno, no. De lo que hablo es…, ya sabes, de la luna y las mareas. Es la fuerza gravitacional de la luna.

—¿De qué hablas?

—Ya sabes, de cómo suben y bajan las mareas, eso es debido a la luna.

Danielle se detuvo y se volvió. Ahora era ella la que dudaba de si se trataba de un chiste.

—¿Me tomas el pelo? —le dijo.

—Claro que no. Yo nunca haría eso.

—¿Es por eso por lo que la marea sube y baja? ¿En serio?

Val asintió.

Danielle abrió como platos sus hermosos ojos. Al parecer eso para ella era toda una revelación, y de las importantes.

Todos tenemos nuestras lagunas, unos más que otros, claro, pero nunca hay que dar nada por sabido. Yo tenía casi 20 años cuando descubrí que la palabra elixir era así, y no ‘exilir’ como creía mi mente. Alguien te tiene que contar algo por primera vez, o leerlo o escucharlo en algún sitio.

Por eso es tan importante la divulgación científica. Esto de no dar nada por sabido lo sabemos muy bien los profesores que al fin y al cabo no somos más que divulgadores en primera línea de fuego. En realidad, deberíamos alegrarnos cada vez que aprendemos algo nuevo para nosotros pero que era casi evidente, es la forma más sencilla de sentirse joven de nuevo


lunes, 13 de junio de 2022

LOS CINCO Y YO (ANTONIO OREJUDO) Y LA ARISTOCRACIA DE LAS CIENCIAS

 Quintín siempre se creyó un genio llamado a renovar las matemáticas. El sueño de su padre era que estudiara ingeniería aeronáutica. Por eso, su decisión de estudiar matemática teórica lo decepcionó. Le preguntó que por qué lo hacía y él respondió desafiante que las ciencias aplicadas eran para los débiles; la matemática teórica era la aristocracia de las ciencias.

Las ciencias aplicadas son para los débiles, dice el texto y es una línea de pensamiento bastante arraigada entre algunos sectores de matemáticos y físicos. Yo la encuentro bastante divertida y con su puntito de verdad, como todos los tópicos y como todas las exageraciones. El viernes pasado hablábamos aquí de los recelos recíprocos entre ciencias y letras. Hoy los de letras no entran siquiera en consideración. Como químico que soy reconozco que la dificultad de una carrera es directamente proporcional a los años de matemáticas que hay en ella. Pero no se habla aquí solo de dificultad, sino del carácter plebeyo que supone buscarle una aplicación a lo aprendido, al estudio. Esa visión romántica del saber por sí mismo no es en realidad exclusiva de las matemáticas puras o teóricas, sino que podrían también compartirlas carreras como Filología Clásica

lunes, 30 de mayo de 2022

OLIVE KITTERIDGE (ELIZABETH STROUT) Y LA BIOQUÍMICA DE LA ASPIRINA

 Henry seguía sonriendo mientras organizaba los frascos, escribía etiquetas. El carácter de Denise se acoplaba tan fácilmente al suyo como una aspirina lo hacía a la enzima COX-2. Henry pasaba el día sin dolor.



Es una metáfora atrevida, porque no mucha gente conoce el mecanismo de acción del principio activo de la aspirina. En ese sentido falla donde aciertan las buenas comparaciones, que le dejan a uno la sensación más de recordar que de descubrir algo nuevo. La enzima COX-2 es la que permite la aparición del dolor y de la inflamación y la aspirina la inhibe, la anula. Henry pasa el día sin dolor pero a costa de ver su carácter inhibido, y no estoy seguro de que sea esto lo que quiere decir la autora. Se agradece en cualquier caso el riesgo asumido con esta metáfora tan osada.

Valga esta entrada para recomendar esta novela que narra las andanzas de una profesora siesa de matemáticas (¿redundancia? ¿oxímoron?) y de la que se ha hecho una serie de TV que yo todavía no he visto

lunes, 16 de mayo de 2022

EL REINO (JO NESBO), QUÉ FUE DE LOS MULVANEY (JOYCE CAROL OATES) Y LA BELLEZA

 —Simetría —dijo por fin—. El número áureo. Formas que imitan la naturaleza. Colores complementarios. Tonos armónicos.

Asentí, aliviado porque la conversación fluyera de nuevo, pero sabía que estaría mucho tiempo flagelándome por ese desliz.

—O, como en el caso de la arquitectura, donde las formas son funcionales —prosiguió—. Que es lo mismo que decir que imitan a la naturaleza. Las celdas hexagonales de los panales. Las presas de los castores que regulan los niveles de agua. La red de túneles de los zorros. Los nidos en agujeros en los troncos que abren los pájaros carpinteros y alojan a otras aves. Nada de ello ha sido construido para ser bello, pero lo es de todas formas. Una casa en la que se vive bien es hermosa. En el fondo es muy sencillo.

La simetría, que es un concepto geométrico, es fundamental para definir lo bello. La belleza sería por tanto algo objetivo, ajeno y superior al ser humano, como lo son a su manera las matemáticas puras, esto parece desprenderse del anterior texto de Jo Nesbo. Todos los intentos en música, pintura, arquitectura… de romper esta armonía no pueden evitar el aire de gamberrada infantil. No solo la famosa proporción áurea que se comenta en el texto participa de esta belleza, existe en la Alhambra otra proporción, que algunas llaman árabe, presenta en casi todos los rectángulos de dicho monumento.

O a lo mejor es todo lo contrario, quién sabe, y la belleza es la cualidad más impregnada de subjetividad y de prejuicios, como se indica en este fragmento de Qué fue de los Mulvaney, de Joyce Carol Oates:

Desde luego, sabía que la «belleza» no existe. A la sazón no lo sabía, pero ahora sí. La belleza es una cuestión de perspectiva, subjetividad. Prejuicios culturales. Se precisa un ojo humano, un cerebro humano, un vocabulario humano. En la naturaleza, no hay nada.

Aun así, la belleza proporciona consuelo. ¿Quién sabe por qué?

lunes, 2 de mayo de 2022

A LO LEJOS (HERNÁN DÍAZ) Y EL AMOR DEL NATURALISTA POR LA NATURALEZA

 El estudio de la naturaleza se convierte en una empresa estéril si piedras, plantas y animales se ven reducidos a meros objetos inanimados bajo la lupa, decía Lorimer. Todo naturalista debería contemplar el mundo con un afecto cálido y hasta con un amor ardiente. La vida a la que el escalpelo ha puesto fin debería ser honrada mediante una apreciación solícita y devota de la irrepetible individualidad de la criatura, y del hecho de que, al mismo tiempo, por extraño que pueda parecer, tal vida representa al conjunto del reino natural.



En este párrafo, que aparentemente habla exclusivamente de los naturalistas, se halla el secreto, si no de la felicidad, sí de hacer la vida soportable. Todo el mundo, no solo los naturalistas, deberían contemplar el mundo con un afecto cálido y hasta con un amor ardiente. Así el profesor con el alumno, el conductor de autobuses con pasajeros y paisaje… Es fácil decirlo, claro. No se consigue todo los días, pero hay que intentarlo.

Los verdaderos maestros dominan esta suerte a posteriori, es decir, no es que se dediquen a lo que siempre han querido, sino que les toque lo que les toque, consiguen apreciarlo y quererlo. Lo que es digno de hacerse, es digno de que se haga bien , me decía muchas veces mi padre este refrán inglés, que internet me dice ahora que es del Conde de Chesterfield. Este tipo de gente, capaces de una apreciación solícita y devota, son los mejores, disfrutan la vida y son muy simpáticos, y en las bodas puedes colocarlos en cualquier mesa, con la gente más siesa, que ellos son capaces de hacerles hablar y animar el cotarro

lunes, 18 de abril de 2022

FULGENTIUS (CÉSAR AIRA) Y EL CARÁCTER RETROACTIVO DE LAS LEYES CIENTÍFICAS

 En el combate de altura tuvieron que hacerse cargo de la ley de la gravedad, que si bien todavía no estaba formulada científicamente era de una contundente evidencia. Una flecha lanzada de arriba hacia abajo multiplicaba su velocidad y su fuerza, y bien lo sabían los emboscados en las cornisas de pórfido, que obligaban a los legionarios a sostener los escudos sobre la cabeza todo el tiempo, como sombrillas, provocándose un estiramiento doloroso en los tendones del hombroLa ley de la gravedad se cumplía a rajatabla en la Roma antigua, donde está ambientada esta novela, independientemente que no se enunciara hasta finales del siglo XVII. Fue Sir Isaac Newton, como se sabe, en Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, el mejor libro del mundo, uno de cuyos ejemplares se encuentra en San Fernando (Cádiz), en el Real Instituto y Observatorio de la Armada. Merece mucho la pena una visita a esta localidad gaditana, de delicioso gentilicio: cañaílla, para visitar el citado observatorio, el Museo de Camarón, tomar una cerveza en la Venta de Vargas y comer en la cantina del Titi (El Bartolo) a la orilla del mar, como hacía la familia Durrell en Corfú.



Los romanos vivían inmersos en la gravedad, como los peces en el agua, sin preguntarse cuál es su origen ni su causa,  vivían en la gravedad, eran la gravedad. Ya se sabe que los pájaros no necesitan de ningún manual de Ornitología para volar ni para cantar. El grupo Los Planetas tiene un disco cuyo título me parece magnífico, Los Planetas contra la ley de la gravedad