lunes, 13 de marzo de 2017

JUAN DE MAIRENA (ANTONIO MACHADO) Y LA SUPERIORIDAD DE LOS ÁTOMOS

Porque, aunque lográramos recabar para nosotros una sombra de ser, una realidad más o menos opinable, siempre resultaría que los átomos pueden ser sin nosotros, y nosotros no podemos ser sin los átomos. Y esto es para nosotros más trágicamente desairado que la pura zambullida en la nada


Ahí queda la lección, los simples siempre ganan, o por lo menos se sienten superiores. A mayor complejidad más posibilidades tiene uno de zambullirse en la nada. Los propios átomos recibieron su lección de humildad cuando aparecieron partículas aún más elementales que ellos: protones, neutrones y electrones. Y estas partículas fundamentales a su vez no pueden ser sin los quarks, pero los quarks sí pueden ser sin ellas, por decirlo a la manera de Juan de Mairena. Estos quarks tienen unos nombres chulísimos: up, down, top, botton, charm, strange. ¿Cuándo parará esta carrera hacia lo mínimo? Yo siempre que he estudiado esto me he acordado de un parrafito de las bulerías de Juan el Camas:
"No nos interesan las cosas modernas que salen to los días,
cada día está más caro tó y es más difícil vivir.
¿Adónde me voy a najar yo? Ay! Que no pueo aguantá más aquí!"