lunes, 18 de diciembre de 2017

LA SUERTE DE LOS LOGAN ( STEVEN SODERBERGH) Y LA QUÍMICA DE LAS EXPLOSIONES





Pues la reacción la explica bastante bien Daniel Craig, se nota que ha sido James Bond. Escenas como estas son las culpables de que los alumnos nos exijan fuegos artificiales a los profesores de Química cuando los llevamos al laboratorio

lunes, 4 de diciembre de 2017

TRANCE (JORDI DOCE) Y EL EXCIPIENTE Y PRINCIPIO ACTIVO DE LOS POEMAS

Los “sentimientos” tienen poco que hacer aquí: son epifenómenos, construcciones de una cultura en un momento de su historia, que varían de un espacio a otro y de un tiempo a otro y que incumben o comprometen solo a alas superficie. Son como el excipiente que permite la existencia de un poema y llama la atención de posibles lectores- también de uno mismo al escribirlo-, pero que no debe confundirse con lo importante, el principio activo, el mar de fondo que trabaja y se afana y tira de nosotros bajo la superficie inmóvil




"Sabemos del amor por lo que alumbra/ por lo que tuerce y acrecienta y rige", dicen unos versos de Manuel Alcántara y yo creo que pueden aplicarse también a las metáforas o imágenes. Me parece que un símil es mejor cuanto más alumbra y acrecienta.
A los malos lectores de poesía nos cuesta ver más allá del excipiente, pero creo que los poetas mediocres tienen más excipiente que principio activo. Si he entendido bien la analogía una buena letra de canción sería un excipiente riquísimo. Sería entretenido clasificar poetas en función de la proporción relativa entre excipiente y principio activo

lunes, 20 de noviembre de 2017

EL TEJADO DE VIDRIO (ANDRÉS TRAPIELLO) Y LA IMPORTANCIA QUE LOS CIENTÍFICOS OTORGAN A LA LITERATURA

Al entrar nos detuvo una vaharada con los olores de la cocina y del comedor, donde indiferentes a Moreno Villa y al mismísimo Lorca (que en la gloria estén) trasegaban la cena otros residentes científicos, médicos, ingenieros agrónomos a quienes toda literatura les trae al pairo



Ya hemos visto otra veces que estos comentarios despectivos se dan en ambas direcciones. Como atenuante a esta exageración, porque es una exageración, es casi imposible que TODA la literatura te traiga al pairo, diremos que AT se dirigía a una conferencia a la hora de la cena en invierno, creo recordar. Pienso que sintió envidia al ver a gente cenando calentito cerca de su cama, mientras él estaba aún lejos de esa situación ideal.

lunes, 6 de noviembre de 2017

CERCA DEL CORAZÓN SALVAJE (CLARICE LISPECTOR) Y EL TIMBRE DE LAS ONDAS SONORAS

Juana se acordó de una vez, pocos meses después de casada, que se había dirigido a su marido para preguntarle algo. Estaban en la calle. Y antes incluso de terminar la frase, con gran sorpresa por parte de Octavio, se había detenido —con la cabeza inclinada y la mirada divertida—. Acababa de descubrir que su voz era como aquella que tantas veces había oído de soltera, siempre vagamente perpleja. Era la voz de una mujer joven junto a su hombre. Como la suya propia tal como había sonado en aquel momento para Octavio: aguda, vacía, lanzada hacia lo alto, con notas iguales y claras. Algo inacabado, extático, un poco saciado. Intentando gritar… Claros días, límpidos y secos, voz y días asexuados, monaguillos en una misa de campaña. Y alguna cosa perdida, encaminándose hacia un blando desespero… Aquel timbre de recién casada tenía una historia, una historia frágil que pasaba inadvertida a la mujer de la voz, pero no a esta. 

 Tono, sonoridad y timbre son tres características de las ondas sonoras que se explican con diferentes magnitudes físicas. El tono viene determinado por la frecuencias, sonidos agudos frecuencias altas, voces graves (de estar dentro de una tinaja) se corresponde con frecuencias bajas. La sonoridad, que suele medirse en decibelios, está relacionada con la intensidad y amplitud de la onda.
Por último, el concepto físico que hoy nos ocupa es el timbre, que es lo que hace que escuchemos un sonido y sepamos si se trata de un violín o de un piano. Está relacionado con la forma de la onda, cada sonido característico tiene una forma de onda propia, que nunca es la onda armónica perfecta que dibujan los físicos. Lo que yo desconocía es que, como sugiere el texto, también está influido por el estado civil del foco emisor de la onda

lunes, 23 de octubre de 2017

EL ÚLTIMO LECTOR (RICARDO PIGLIA) Y LA LECTURA AL CALOR DE LA ÓPTICA

Primera cuestión: la lectura es un arte de la microscopia, de la perspectiva y del espacio (no sólo los pintores se ocupan de estas cosas). Segunda cuestión: la lectura es un asunto de óptica, de luz, una dimensión de la física



El autor hace esta reflexión a partir de una escena en la que Madame Bovary lee en un tren con una lámpara. Son muy importantes las condiciones en las que uno lee, no sólo las relativas a la Óptica, la comodidad también cuenta. En la propia casa lo tiene uno fácil (os recomiendo un POAG de IKEA de espaldas a una ventana). En el exterior es más difícil hacerse con un buen sitio. Cuando espero a que mi hijo salga del inglés me gusta leer, pero me cuesta encontrar un buen banco donde hacerlo porque los ancianos siempre ocupan los mejores.
Todas las mañanas en los parques de España se libra una batalla silenciosa entre los jubilados y los yonquis por hacerse con los mejores bancos.

lunes, 9 de octubre de 2017

MIDDLEMARCH (GEORGE ELIOT) Y UNA PARÁBOLA ÓPTICA SOBRE EL EGOÍSMO

Uno de mis amigos, filósofo eminente, que puede dar dignidad incluso a unos muebles feos elevándolos mediante la serena luz de la ciencia, me ha mostrado un hecho insignificante pero preñado de consecuencias. Un espejo de cuerpo entero o una amplia superficie de acero bruñido que una doncella se encargue de frotar, recibirá diminutos y múltiples arañazos en todas direcciones, pero si después de coloca frente a esos objetos una vela encendida como centro de iluminación, los arañazos parecerán distribuirse en una delicada serie de círculos concéntricos en torno a ese pequeño sol. Se puede demostrar que los arañazos van en todas direcciones de manera imparcial y que sólo nuestra vela crea la lisonjera ilusión de una ordenación concéntrica, ya que su haz produce una selección exclusivamente óptica. Todo esto no es más que una parábola. Los rasguños son acontecimientos y la vela el egoísmo de cualquier persona.


Me encantaría añadir algo, pero las dos últimas frases del texto cumplen la función que suele desempeñar mi comentario de listillo explicando. El experimento puede reproducirse en casa aunque no se disponga de doncella. Aprovecho para recomendar este pedazo de novela


lunes, 25 de septiembre de 2017

MORTAJA PARA UN RUISEÑOR (P.D JAMES) Y LAS VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA ASTRONOMÍA

- ¿Le interesa la astronomía?
- No en especial
Ella sonrió
- ‘Le silence éternel de ces espaces infinis m´effraie’?
- Me acongoja más bien que me aterroriza. Quizá por vanidad. No consigo interesarme por algo que no puedo comprender y para lo que, además, no veo ninguna perspectiva de llegar a comprender.
- Eso es lo que a mí me atrae. Es una forma de escapismo, incluso de voyeurismo, supongo: absorberme en un universo impersonal sobre el que es imposible ejercer la menor influencia o control, y donde nadie cuenta conmigo. Es un modo de abdicar de las responsabilidades. Devuelve los problemas personales a sus auténticas proporciones


Yo veo bastante razonables ambos argumentos y me convencen. Mientras solo acongoje la Astronomía vamos bien, sin llegar a los que le pasaba a Espartaco La cita es de Pascal, cuyo cuñado aparecerá alguna vez por aquí, porque contribuyó al progreso de la ciencia en el Puy de Dôme