lunes, 26 de octubre de 2015

TRAVESÍA DE OSUNA (RAFAEL RODRÍGUEZ SÁNDEZ) Y LOS INDICADORES DE EVALUACIÓN ADAPTADOS A LAS COMPETENCIAS DEL ALUMNADO EN LAS ASIGNATURAS DE CIENCIAS

En la planta baja está la clase de Física, Química, Cosmología e Historia Natural y en ella nos espera Don José también a los alumnos de letras, que tenemos Física en quinto y Química en sexto, ésta, a una hora malísima, por la tarde, casi después de comer. Don José comienza la clase llamando a la pizarra a diez, doce, quince alumnos, a veces más, a la clase entera, y conforme cada uno va exponiendo la cuestión o desarrollando una fórmula o planteando un problema, él dice invariablemente 'a tu sitio cerosais' así dicho con la 'a', nota que nos deja a todos sumidos en una especie de desesperación, perplejidad e ignorancia de las causas. Mientras tanto, él ingiere sin parar bicarbonato sódico que, de un tubo de aspirinas vacío de aspirinas y lleno de bicarbonato, vierte en la palma de la mano y desde ella lo arroja a la boca con una gran violencia y puntería y acertando casi siempre. 'Don José', le increpó un día un descontento, 'yo creo que merezco algo más que cero seis' y D.José replicó 'está bien a tu sitio cerosiete'

Realmente no me cabe en la cabeza que alguien pueda estar insatisfecho con una nota como "cerosais" así pronunciado como una binguera caletera. Son cosas que deben colmar las expectativas académicas de cualquiera, como cuando yo descubrí mirando en el horario de un alumno árabe que la clase que yo impartía era de "pollo" de Matemáticas, en lugar de apoyo como yo pensaba. ¿Qué más puede uno pedirle a la vida que ser profesor de pollo de Matemáticas?                                    
A veces pensamos que los que reclaman son unos pesados pero frecuentemente abren brechas históricas, como la de este valiente que consiguió romper una tradición enorme de 'cerosais' acumulados

11 comentarios:

  1. Impagable anécdota la narrada por el querido autor de "Travesía de Osuna" sobre el "cerosiete" con esa facilidad para sacarle punta al detalle que tan pocas personas tienen (siendo él uno de esos tocados por ese don). Y epatado quedo por el diagrama presuntamente explicativo de los indicadores de evaluación con los que actualmente son torturados y mortificados (en mi humilde opinión) nuestros queridos y no siempre bien apreciados docentes.
    Un cariñoso saludo, Jose.

    ResponderEliminar
  2. Estimado José Luis Pizarro
    Así era efectivamente el querido autor, qué bien lo ha expresado en su comentario y cómo ha afinado el tono del mismo.
    Así es, con tablitas como esas queremos darle un envoltorio científico a algo que es muy sencillo e intuitivo de hacer: ponerle una nota a un niño con el que has estado trabajando durante un curso. La lectura y comprensión de estas tablas y textos semejantes es tan importante para el buen profesor, como la lectura de un manual de ornitología para un pájaro que quiera volar correctamente.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Una escena atemporal, dibujada más que escrita, que de esta manera detenía el tiempo el querido autor. La fila de muchachos siempre ahí, Don José ocupado con el trasiego del bicarbonato, y la tarde cayendo sobre todo.
    Yo tuve un ceroseis reinvindicativo, como todos los profesores, en mis andanzas; la tan arcaica ya declinación de bonus,-a,-um la había hecho rematadamente mal pero la cero- seis argumentaba :"pero bon- está bien, señorita.

    ResponderEliminar
  4. A mí tendrían que ponerme un "cerosais" si tuviera que interpretar las dichosas tablas de descriptores. Tengo un compañero, muy querido, que afirma muy serio que todos estos inventos los hacen dos o tres lumbreras cuando, al salir de sus respectivos puestos de trabajo en las Delegaciones de Educación, van a tomar un cervecita al bar. Allí, una vez embriagados por la bebida, se les ocurren tan maravillosas ideas que luego el profesorado tiene que descifrar...
    Besos a todos, queridos.

    ResponderEliminar
  5. Muy divertida la entrada de esta semana. Yo tenía un profesor de Bioquímica que también pronunciaba el seis como sais, con lo que las reacciones químicas generaban sais moléculas de ATP, sais de NADPH, etc para nuestro desconcierto. ¿De qué región andaluza es esto típico? Se agradecería la información.
    La conducta de D. José de poner cerosais a saco sin argumento ni criterio nos ha llevado al extremo de tener que utilizar esas rúbricas asquerosas, como la que usted indica en el ejemplo, en las que los docentes nos vemos obligados a puntuar cada minipartado hasta límites insospechados. En las rúbricas del Máster en el que doy clase se pide: ¿tiene faltas de ortografía? Y eso hay que valorarlo del 1 al 10. En un alumno ya graduado, donde las faltas de ortografía serían inadmisibles.
    Coincido con Inma, han hecho mucho daño las cervezas post-trabajo del personal aburrido.
    Saludos,
    Panchi.

    ResponderEliminar
  6. Dear woman
    Intemporal efectivamente y que así sea. La relación de un maestro con sus alumnos es tan especial que no consigue arruinarla ninguna rúbrica ni portfolio

    ResponderEliminar
  7. Estimada Inma
    No estoy de acuerdo, esto es invento de gente siesa que no sabe disfrutar siquiera de las cervecitas. La idea es esa, cogen algo que es muy fácil de hacer, evaluar, lo complican y quieren que digamos "qué dfícil es esto!", para aparecer entonces como salvadores con una hojita excel en la que apañar la nota que de verdad queremos poner; pero no debemos olvidar que ya sabíamos hacerlo, y que era muy fácil.
    Así que el cerosais para ellos

    ResponderEliminar
  8. ¡Para ellos, pues!

    Abrazos y achuchones

    ResponderEliminar
  9. Hola Panchi
    Yo creo que los cerosais son sobre uno, ¿no?, no sobre diez. Los malos profesores, los profesores cabrones y los excéntricos personajes cumplen su función dentro del sistema educativo, forman el tejido con el que los estudiantes se divierten y crean sus leyendas, y esto es muy importante; muchos de ellos constituyen los únicos recuerdos que se lleva la gente de su paso por la escuela
    Un recuerdo por todos los profesores malos y/o raros; confiemos en que nunca pidan hacer un test sicotécnico para el ingreso en la función docente.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  10. Te felicito por el tema elegido esta semana. Es más, me encantaría que fuera reelegido en otras ocasiones porque sé que hay mucho que comentar sobre él y siempre será bien recibido, estoy segura de ello. Desgraciadamente pienso que, hasta donde he podido comprobar, no es norma del blog repetir fragmentos del mismo libro, aunque bien pudieras, J.S.P. hacer una excepción.¿O no es posible? Con la lectura de éste disfruté mucho porque fue como adentrarme en una atmosfera de paz y sosiego en la que la vida real era descrita de modo inigualable, con sencillez, interés y humor. Con razón el autor habría podido presumir (si es que hubiera sido escritor presuntuoso, defecto inconcebible en él) de tener una larga lista de amigos. Pienso que su amistad habrá sido y siempre continuará siendo un verdadero tesoro esta persona sería un verdadero tesoro.
    Recuerdo, ahora que hablamos de aulas, a mi profesor de Fisica de Preuniversitario (palabra ésta que pasará pronto a la categoria de "antediluviana"). Cuando estaba explicando lo que fuere y alguien se distraía charlando con su compañero, sin más contemplaciones los señalaba y les indicaba a ambos la puerta, sin mediar una sola palabra ni enfado alguno. Esta operación se repetía más de una vez a lo largo de la clase. Llegó un día en el que echó fuera de clase a una fila entera de mesas. Siempre imperturbable, claro que los alumnos de entonces eran de otra calidad. En fin, no quiero traer a colación ahora las coplas de Jorge Manrique, por cierto oportunas en este mes que comienza. Todos sabemos que en el tema de la enseñanza podrían identificarse algunos versos con la situación actual. Vaya, me he contradicho.
    Panchi, para mí que el "sais" representa la forma como pronuncian la "e" nuestros vecinos cordobeses.
    Saludos a todos
    Evanesc (¡espero que el comentario no desaparezca otra vez!

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por la felicitación, Evanescent
    También yo disfruté con la lectura de "Travesía de Osuna", que es, bajo mi punto de vista, el más divertido de los tres de la trilogía que forma con "Querida Puebla" y Aguadulce cercano"
    Es poco probable que vuelva a aparecer por aquí, porque nos gusta variar efectivamente, pero sí lo hará próximamente en Herodes Pedagogo , el otro blog
    Muy buena la anécdota de su profesor de Física
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar