lunes, 8 de mayo de 2017

LA BROMA INFINITA (DAVID FOSTER WALLACE) Y LA CIENCIA NORMAL DE KUHN COMO MESETA

 —… que porque avanzáis hacia el dominio por medio de una serie de mesetas —dice Chu—, hay como un progreso radical hasta cierta meseta y allí uno se atasca y la única manera de salir de allí es escalar la próxima meseta por medio de una frustrante y atontada práctica repetitiva, mucha paciencia y aferrarse donde uno está.

El que habla es un profesor de la famosa Academia Enfield de Tenis y establece la analogía para el entrenamiento en tenis, cómo uno debe insistir aunque crea que no evoluciona. Pienso que la imagen es también válida para los que aprendemos un idioma y para lo que hoy tratamos: el cambio de paradigma en el avance de la ciencia y el concepto de ciencia normal.
Es preciso recorrer toda la meseta para llegar a escalar hasta la próxima, dicho al modo de Kuhn: es preciso que la ciencia normal avance mecánica y machaconamente para que aparezca una crisis, un cambio de paradigma y se inicie otro periodo de ciencia normal.


3 comentarios:

  1. Como me acontece, se me ocurren ejemplos, uno fino y otro plebeyo, respecto al texto. El plebeyo es la atontada práctica repetitiva del escarabajo pelotero que lleva su bolica para delante perdiéndola a veces por las mesetillas y probablemente las diversas generaciones de escarabajos peloteros hayan aprendido a esquivar alguna meseta
    El ejemplo fino es el clásico Sísifo, condenado a subir la piedra una y otra vez a la cima, y una vez coronada, la piedra volvía a caer. Y Sísifo cuentan los que saben que se lamentaba: "Ay payo, si allegara una miaja de crisis o habiera un cambio de paradigma,a ver si lleguemos la piedrecica y yo luego a luego y la ciencia nos da argo"

    ResponderEliminar
  2. Dear woman
    Después de leer los dos ejemplos, más que uno plebeyo y otro fino, encuentro que más bien es uno científico (la fisiología del escarabajo) y otro humanístico, en la línea del hermanamiento que promueve y empodera este blog
    Regards

    ResponderEliminar
  3. pedro lópez garcía21 de mayo de 2017, 18:44

    Saludos. No es fácil llegar a dar con la traducción de esa expresión ciencia normal. En cambio qué sugerentes esas mesetas plataformas. Al leer sobre ellas barrunta uno entre dudas y sueños si no ha consistido la totalidad de la experiencia vital en una larga serie de mesetas a través de las cuales uno atravesaba sus terrenos unas veces transitable, otras abismales y sobre las que, sin saber cómo y sin saber si la travesía fue provechosa o fallida, alcanza uno las orillas de la siguiente planicie, estupefacto, acaso expectante.

    ResponderEliminar