lunes, 10 de junio de 2013

LUCES DE BOHEMIA (RAMÓN DEL VALLE-INCLÁN) Y LA ÓPTICA GEOMÉTRICA

MAX.- Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas
DON LATINO.- Conforme. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato
MAX.- Y a mí. La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta. Mi estética actual es transformar con matemáticas de espejo cóncavo las normas clásicas
DON LATINO.- ¿Y dónde está el espejo?
MAX.- En el fondo del vaso
DON LATINO.- ¡Eres genial! ¡Me quito el cráneo!
Hágase el siguiente experimento. Levántese y coja una cuchara de la cocina. Allí comprobará que la imagen que le devuelve la cara cóncava (donde va la comida) es invertida. Sin embargo, si mira su cara sobre la parte convexa de la cuchara la imagen estará derecha. Ya ha terminado el experimento. Luego la deformación de la que habla Maximo Estrella es en realidad una inversión. Y el fondo del vaso es un dioptrio o una lente, nunca un espejo. Pero esto tampoco tiene mucha importancia. Esto ha pasado a la historia de la literatura como definición del esperpento. Don Latino de Híspalis, que vaya  nombre bonito para un personaje, se quita el cráneo, privilegiado naturalmente

13 comentarios:

  1. Alucinante , el otro día la vi por la 2 por segunda vez , este año . El teatro creo es para ver más que para leer , quien va saber más que Al Pacino de Shakespeare ( su Ricardo III ) , añado " el tío Vannia " de Chejov y cierro el podium de este arte .
    Más que esperpento para mí es surrealismo puro , otra cosa que su peculiar lenguaje haya hecho que no fuese bien ( o poco) traducido , lo que le impide ser una celebridad internacional . En España espero llegue a ser tan celebérrimo como Juan Ramon o Galdós , es lo que merece .

    ResponderEliminar
  2. También Don Ramón sueña con la 'matemática perfecta'. ¡Qué obsesión! Yo no sé lo que cree esta tropa de artistas que es la matemática, sobre todo la perfecta, como dice el texto, porque si es imperfecta parece que ya les gusta menos. Y luego confunden deformación con inversión, como muy bien señala Vd., amigo Partre, en su comentario. Por cierto que sobre la imagen invertida de la realidad que puede verse en la aclaración de Partre, hizo Marx uno de sus comentarios más conocidos sobre Hegel, a saber, que éste había visto la realidad invertida, como en cámara oscura de fotógrafo y había que darle la vuelta para contemplar la imagen correcta.
    Cuando no es una cámara ni un espejo ni una cuchara quien contempla al observador estamos ante el otro que nos mira y que, como escribió Machado, tiene ojos porque nos ve. Mucho se ha hablado y escrito sobre este asunto en el siglo pasado, no sé si con matemática perfecta o imperfecta.
    Atentos saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Costello
    Creo que estoy de acuerdo en lo del surrealismo y también que Don Ramón está a la altura en cosideración de JRJ o Galdós. Galdós, a quien con tan poca gracia atacó Cortázar en Rayuela, cuestión que he recordado a raíz del aniversario de ese libro (que me encantó, por otra parte, cuando leí a los dieciocho años)
    Si te gusta esa época, Juan Manuel de Prada la recrea muy bien en 'Las máscaras del héroe', e incluso aparecen personajes comune en ambas obras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Estimado Basin, he estado fuera de casa por motivos laborales y leo ahora su atinado comentario.
    Creo que ya he dicho que cuando inicié este blog tuve en mente otros dos nombres: uno era three quarks for muster Mark, que son unos versos de Joyce que nominaron a los quarks y que para mí reflejaban algo de la relación entre ciencia y literatura. Pero otro posible nombre fue 'los recelos recíprocos', porque a veces la relación es mala. Pero otras veces se tiende a idealizar al contrario, como ocurre con el prestigio de las metáforas científicas para los literatos o con la perfección de las matemáticas. Y también ocurre en el otro sentido.
    Otro que escribió mucho sobre óptica y visión fue Descartes, cuyo famoso 'Discurso del Método' creo que no fue más que un prologuito a un libro suyo de Óptica
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. De viris illustribus

    Sostiene Max quijotescamente : "Las imágenes más bellas
    en un espejo cóncavo son absurdas"
    Ergo ¿si no son bellas no son absurdas?
    La precisión en los términos es necesaria, así cuando Jean Sol aclara que la parte cóncava de la cuchara es donde va la comida nadie puede sacar conclusiones erróneas.

    Don latino como un urbano SanchoPanza le da la razón.

    De verbis

    Los sabios de los diccionarios no tienen claro el origen de Esperpento; yo he oído decir experimento de la siguiente guisa :exprimento y luego a luego ha podido asimilarse la eme a la pe;

    De nobis ipsis
    En los grandes almacenes ,de pronto nos vemos en los espejos subiendo escaleras ,no esperamos vernos y tenemos unos segundos de desconcierto que dan lugar a identificaciones solo aproximadas

    -Mira ,Antonio, aquellos dos que suben parecen del pueblo-
    -Y lleva una pelliza como la mía-

    ResponderEliminar
  6. Adivinanza de vez en cuando
    (Fetivamente la anterior era Extraños en el tren de Patricia Hihgmith. Enhorabuena otra vez al premiado don Dixon )
    1-
    El t´tulo de esta novela aparece en esta entrada del blog, en algún sitio
    2.-
    ¿Cómo se llama el autor ? Un poco de misterio, en los carteles han puesto un nombre que yo no quiero mirar.

    3.-
    Ay esa América del sur o del norte , cuanto territorio real o fingido proporciona a los novelistas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El fondo del vaso" de D. Francisco ("Alegre y olé") Ayala..Saludos a todos....y qué poco le estáis perdonando a D. Ramón ciertas licencias "científicas" en cuanto a sus conocimientos ópticos...Prometo ajustar cuentas

      Eliminar
  7. Claro que sí a woman, yo aclaro cuál es la cara cóncava de una cuchara porque es un asunto en el que la gente no se pone de acuerdo. Yo para acordarme digo convexo ( y me me beso el dorso de la mano, con bexo)
    Don Latino es como Sancho Panza pero más canalla y menos fiel.
    Y en los espejos del Corte Inglés no debe uno nunca mirarse, los del Mercadona tampoco favorecen, pero los peores sin duda son los de los ascensores, donde no sé quién dijo que no hay que mirarse ni aunque tenga uno veinte años y esté en su esplendor.
    Otros espejos chungos son los de los probadores, y encima con calor.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Esta adivinanza merece doble galifante para Mr. Steele, porque era muy rebuscada. Ajuste usted cuentas, Dixon, que Don Ramón merece ser puesto en su sitio. Ya hemos dicho que las licencias científicas no restan valor artístico alguno y que no es objetivo del blog las búsqueda de gazapos, pero a veces me vengo arriba, haga pues de contrapunt

    ResponderEliminar
  9. Aquí estoy de nuevo, querido JSP, contento de estar otra vez con vosotros. Como es habitual escoges textos interesantes y es curioso que tu comentario es muchas veces más sabroso que el texto mismo.
    La óptica me apasionaba cuando era un estudiante imberbe. No ya por las bellas imágenes construidas, porque ¿lo eran acaso aquellas escuálidads flechitas con las que las representábamos? Pero sí era en realidad fascinante crearlas de tido tipo: derechas, invertidas, crecientes, menguantes, reales, virtuales. Y todo ello con la sola ayuda de unas sencillas leyes, un compás y una regla.
    Cuando dices que las imágenes formadas en un espejo cóncavo no son absurdas sino simplemente invertidas, me viene a la memoria una conversación entre dos amigos que escuché hace ya muchos años. Y quizá la recuerde porque en aquella ocasión, como desgraciadamente ocurre en tantas otras, de la discusión no salió la luz que hubiera iluminado mi escasez de conocimientos en aquel resbaladizo terreno. Hablaban de homosexualidad. Uno decía que el homosexual era un enfermo; el otro no estaba de acuerdo, pensaba que era simplemente alguien diferente a los demás, vamos, una excepción a la regla. Mi atención iba del uno al otro como ocurre en los partidos de tenis pero creo que la cosa quedó en tablas. Al menos en mi ignorancia de entonces no logré aclararme.
    ¿Qué tiene que ver este debate, por lo demás interesante, con las imágenes de los espejos cóncavos? Sencillamente el recuerdo del nombre que usaba mi padre cuando se refería a los homosexuales: invertidos. Quizá nunca he llegado a oir este epíteto referido a ellos, excepto de labios de mi padre. Por supuesto es algo absolutamente anacrónico hoy día. Hemos adoptado la palabra anglosajona "gay" cuando teníamos otras palabras que, en mi opinión, no son humillantes para estas personas. Pero éste no es el tema que hoy nos ocupa.
    Saludos
    Evanesc

    ResponderEliminar
  10. Qué alegría Evanesc verla por aquí de nuevo. Comparto pasión por la Óptica Geométrica y esos problemas tan bonitos en los que debía coincidir la solución gráfica con la analítica. Yo estudié Óptica por primera vez en las oposiciones, porque en la carrera aunque tuve una asignatura llamada 'Electricidad y Óptica' en la práctica fue sólo electricidad. Valga el recuerdo de esta asignatura como homenaje a mi amigo L.F, gracias al cual la aprobé, porque yo no tenía ni idea de los problemas: el bueno de L.F me pasó una hoja con indicaciones sobre cómo hacerlos y yo le devolví la hoja indicándole que no tenía ni puñetera idea, que o me pasaba la resolución paso por paso o no había nada que hacer. Va por ti, L.F, ole.
    Y hay otro nombre aún más rancio que invertido para los mariquitas y es 'sodomita'. En 'La conjura de los necios' Ignatius Reilly llama sodomita invertido a un enemigo y yo creo que como la doble negación en inglés o el menos por menos es más de matemáticas un sodomita invertido debería ser lo contrario de un sodomita, un macho macho, un Humberto Janeiro, por poner un ejemplo.
    Saludos

    ResponderEliminar