lunes, 20 de enero de 2014

LA TENTACIÓN DEL FRACASO (JULIO RAMÓN RIBEYRO) Y EL CONCEPTO DE TIEMPO.

La tentación del fracaso es un libro que comprende los diarios de Julio Ramón Ribeyro de 1950 a 1978. Me han gustado mucho y me quedo con la sensación de que conozco muy bien a Julio Ramón; me encanta leer diarios y de este me gusta hasta el título. Los buenos títulos aguanta bien un cambio en su orden y así, El fracaso de la tentación también quedaría bien. En cuanto al tiempo, a mí lo que me extraña es que sea algo tan misterioso para el hombre y a la vez seamos capaces de medirlo con tanta precisión. El que el hombre  mida el tiempo era para Juan de Mairena la prueba de su mortalidad, porque si fuéramos inmortales, ¿para qué medirlo?


Hay nociones que nuestra inteligencia no ha podido hasta ahora explicar, ni siquiera concebir, por más que durante siglos se haya aplicado a ello. Una es el infinito, pero pienso sobre todo en el tiempo. Toda tentativa por comprender este fenómeno o definirlo tropieza con tal dificultad que nuestra razón desfallece y sólo tiene que recurrir a la metáfora o a la relación analógica para representárselo: el río, el camino, el continente de nuestro ser. A tal punto que he escuchado decir a un célebre filósofo que como el tiempo no es un objeto tampoco es un problema, a lo más un misterio. Con lo que no se resuelve nada. Quizás una de las maneras de abordar el tema sería considerarlo como el receptáculo del acontecer, la suma de los sucesos, y definirlo así no por lo que es sino por lo que contiene. Pero ello tampoco es satisfactorio. En todo caso lo que nosotros podemos concebir es un espacio sin tiempo, pero no un tiempo sin espacio. El tiempo necesita de las cosas para existir. En un universo absolutamente vacío el tiempo no existe. El tiempo es así una cualidad del ser. Pero que no puede separase de él. El tiempo no puede aislarse ni almacenarse, ni en un calendario, ni en una clepsidra. No podemos ahorrarlo para utilizarlo luego. El tiempo desaparece conforme se usa. Hacia atrás no hay absolutamente nada: nada separa el día de ayer de la batalla de Lepanto, están unidos por su propia inexistencia. En este sentido el único tiempo posible es el futuro, pues lo que llamamos presente no es sino una permanente desaparición. Pero el futuro mismo no sabemos no sabemos en qué consiste, es una mera posibilidad. Sabemos que está allí, que está siendo, pero ¿dónde? Sólo podría decir que es la caída de nuestro ser.

11 comentarios:

  1. '¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta lo sé, pero si quiero explicarlo, no lo sé...Pues cómo puede ser el pasado si ya no es y el futuro si todavía no es? Y en cuanto al presente, si fuera siempre presente y no pasase a ser pasado, ya no sería tiempo...de tal modo que no podemos decir con verdad que existe el tiempo sino en cuanto que tiende a no ser...'
    Así se expresa San Agustín en las Confesiones, libro XI, a partir del capítulo 14, con palabras muy parecidas a las muy oportunas del texto de esta quincena. Me permito recomendar por su interés la lectura del texto entero de San Agustín.
    Atentos saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy oportuna cita, querido Basin, pues como se dice ahora el texto de Ribeyro es claramente deudor del de San Agustín.
    Entre las posibles metáforas adecuadas para expresar el tiempo habla Ribeyro del río, y a mí me parece adecuada la del agua en general, pero más bien como un manantial del que fluye de no sabemos dónde y que con nuestras manos sólo podemos coger un poquito porque se nos escurre.
    Y hablando de ríos me viene a la cabeza la famosa sentencia de Heráclito que Monterroso refutó así:
    “HERACLITANA: Cuando el río es lento y se cuenta con una buena bicicleta o caballo sí es posible bañarse dos ( y hasta tres, de acuerdo con las necesidades higiénicas de cada quién) veces en el mismo río”
    Augusto Monterroso, “Cuentos, fábulas y lo demás es silencio”, Alfaguara, pág 323
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. DRF:

    propuesta al efecto (Burnt Norton):

    El tiempo presente y el tiempo pasado
    están quizá presentes los dos en el tiempo futuro
    y el tiempo futuro contenido en el tiempo pasado.
    Si todo tiempo es eternamente presente
    todo tiempo es irredimible.
    Lo que podía haber sido es una abstracción
    que queda como perpetua posibilidad
    sólo en un mundo de especulación.
    Lo que podía haber sido y lo que ha sido
    apuntan a un solo fin, que está siempre presente.
    Hay eco de pisadas en la memoria
    allá por el pasadizo que no tomamos
    hacia la puerta que nunca abrimos
    y la rosaleda. Mis palabras tienen eco
    así, en vuestra mente.


    Un placer seguiros.

    ResponderEliminar
  4. De horologio
    Hubo un tiempo, antes de que el inglés nos cegara la fuente, en el que la industria se daba nombres latinos . Festina, el imperativo de festinare, darse prisa , medir bien el tiempo, llegar a tiempo del carpere diem.

    De voce populi
    Tanto y tan bien pensado como hay sobre el tiempo viene a ser luego a luego como la tópica sentencia que dice el personal impertérrito: "No pasa el tiempo ,pasamos nosotros". Y nos vemos a todos sobre una cinta rodante entre dos imposibles estaciones, cayendo como pajaritos, sin que la susodicha se cantee. Omnes vulnerant, ultima necat.

    De congelatione temporis et spatii

    Uno, dos y tres, pollito inglés
    Si nos quedamos quietecicos y disimulando ¿qué pasaría?

    ResponderEliminar
  5. Estimado DRF
    Muy pertinente su aportación, y más como acabo de descubrir viniendo de T.S. Eliot, del que somos partidarios en este blog. Confieso que catetamente he buscado en google para saber quién era ese burnt Norton y resulta que es pariente de J. Alfred Prufrock.
    Todos los miércoles de ceniza mi padre me insta a leer ese poemón de Eliot que yo ahora, porque somos bilingües casi, pongo aquí en inglés:
    Because I do not hope to turn again
    Because I do not hope
    Because I do not hope to turn
    Desiring this man's gift and that man's scope
    I no longer strive to strive towards such things
    (Why should the aged eagle stretch its wings?)
    Why should I mourn
    The vanished power of the usual reign?

    Because I do not hope to know again
    The infirm glory of the positive hour
    Because I do not think
    Because I know I shall not know
    The one veritable transitory power
    Because I cannot drink
    There, where trees flower, and springs flow, for there is nothing again

    Because I know that time is always time
    And place is always an only place
    And what is actual is actual only for one time
    And only for one place
    I rejoice that things are as they are and
    I renounce the blessed face
    And renounce the voice
    Because I cannot hope to turn again
    Consequently I rejoice, having to construct something
    Upon which to rejoice

    And pray to God to have mercy upon us
    And pray that I may forget
    These matters that with myself I too much discuss
    Too much explain
    Because I do not hope to turn again
    Let these words answer
    For what is done, not to be done again
    May the judgement not be too heavy upon us

    Because these wings are no longer wings to fly
    But merely vans to beat the air
    The air which is now thoroughly small and dry
    Smaller and dryer than the will
    Teach us to care and not to care
    Teach us to sit still.

    Pray for us sinners now and at the hour of our death
    Pray for us now and at the hour of our death.

    ResponderEliminar
  6. Estimada a woman, qué buenos relojes los Festina. Eso me recuerda a no pesan los años, pesan los kilos. El no pasan los años pasamos nostros en el slogan oficial del cuñadismo.
    Y en cuanto a lo de quedarse quietom eso no!, eso es como apearse, si te quedas quieto los demás siguen palante y se acabó.
    See you later alligator

    ResponderEliminar
  7. Adivinanza de vez en cuando
    (Posì, posì, se trataba de la novela En busca del unicornio de Eslava Galán, premio Planeta recibido y paseado con Fernán Gómez, que Don Lara sabe bien lo que promociona. Me uno a la felicitación de don Kyril )
    1.-
    Su muerte algo tuvo que ver con la que cantó Miguel Hernández pero diez años después y fuera de España, que los médicos fallan en todas partes.
    2.-
    La suerte del literato es caprichosa, sobre todo si detrás no hay un poderoso imán que la empuje. Tarde pero reconocido al fin, sin imán, que iba por libre.
    3.-
    El héroe de esta obra suya estaría cuestionado ahora, tanto mudan a los hombres fortuna ,poder y tiempo, así decía Zorrilla en A buen juez mejor testigo.


    ResponderEliminar
  8. Me suena a mi la adivinanza a Chaves Nogales y su libro sobre Belmonte.
    En cuanto a la entrada, muy interesante. Y también los comentarios.
    Me acabo de leer un poema de Miguel D´Ors que trata, en un tono humorístico las mezclas de los tiempos. El poema se titula "bolirronchos", que son como pelusas y dice "vosotros os hacéis presentes en pretérito imperfecto: jamás llegáis; cuando se os ve ya estabais."
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Ahora caigo Agnes, el Juan Belmonte de Chaves Nogales, uno de los tres libros que han tenido el honor de repetir entrada en este blog.
    De Miguel D´ors tengo yo apuntado en mi cuadernito unos versos que me gustaron y que mirados con buena voluntad, podrían considerase adecuados para el asunto del tiempo del que hablamos:
    “ a la espalda la nostalgia/ y delante el misterio,”
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  10. Una observación: Ribeyro murió en 1994, no en 1978.

    ResponderEliminar
  11. Cierto,amable comentarista anónimo, paso a corregirlo. Como en los últimos textos se quejaba tanto del estómago se ve que di por hecho que murió en seguida. Qué raro que alguien que escriba diarios deje de hacerlo tantos años, ¿no?

    ResponderEliminar