lunes, 12 de septiembre de 2016

EL ADVERSARIO (EMMANUEL CARRÈRE) Y LA ALEGRIA DE DOMINAR LA TAXONOMÍA CIENTÍFICA

seguí en el cielo gris el vuelo de pájaros cuyos nombres yo no conocía: no sé distinguir los pájaros ni los árboles, y me parece triste.



Si uno conoce el nombre de pájaros y arboles enriquece sobremanera su conversación en los paseos. Es este un saber que se valora más con los años. Asimismo, también este tipo de saber divide a la gente de ciencias: los duros o de ciencias puros, lo desprecian incluso. En realidad, para muchos estudiantes la decisión de estudiar ciencias y luego cosas como matemáticas o física venía venía dada por el hecho de huir de todo aquello que implicara estudiar de memoria.  El físico italiano Enrico Fermi, indignado ante la proliferación de nuevas partículas en Física dijo: "Si yo fuese capaz de recordar los nombres de esas partículas me habría hecho botánico"

6 comentarios:

  1. Reconozco los nombres de los árboles frutales sobre todo si tienen la fruta colgando de esa misteriosa manera por la que no se cae hasta que no les llega su hora; pero me encanta oir los nombres de los no frutales y hago un desesperado intento por asociarlo con el verdor gozoso de las ramas pero sin mucho éxito.
    Y hablando de pajaritos luego a luego recuerdo la canción inefable de El milagro de San Antonio niño, que los encerró para que no se comieran el sembrado y luego los dejó salir y asi nos lo cuenta la copla

    _
    "Se puso en la puerta y les dijo así, vaya pajaritos ya podeis salir
    Salgan cigüeñas por orden águilas grullas y corzas gavilanes y avutardas lechuzas mochuelos grajas
    Salgan las urracas tórtolas perdices palomas gorriones y las codornices
    Salga el cuco y el milano burlapastor y anda ríos canarios y ruiseñores tordo ruiseñor y mirlo
    Salgan verderones y las calderillas y las cogujadas y las golondrinas "


    ResponderEliminar
  2. Dear woman
    Justo ahora estaba en youtube escuchando la versión de Cecilio de El niño y los pajaritos"...interesante y muy acorde al tema que nos ocupan.
    Una curiosidad sobre pájaros y vegetales: si le das de comer a un canario una hoja de apio puedes casi matarlo.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. El planeta está lleno de isótopos radiactivos, no me extraña que Fermi estuviera indignado, fue un creador de isótopos.
    De todas maneras Fermi fue un genio, y un ideólogo de la colonización planetaria para salvar a la humanidad. Acabó la biografía de Elon Musk, y la clave está en el propelente, recomiendo leer la biografía de este genio de la física y de la ingeniería, una mezcla de Einstein, Tesla y Von Braun.
    Hablando de pájaros, en este caso crepuscular, está muy bien el Limonov de Carrere .

    ResponderEliminar
  4. Creo que hay muchas cosas que producen una tristeza manifiesta o inmediata. Pero no es menos cierto y sí más sutil y alargada aquella que nos trae a los comentarios hoy. Cuando se inicia uno en el reconocimiento del plumaje, el follaje, los sonidos de cada árbol expuesto a los vientos, las quejas y alborozos de las coloridas aves y de sus largas migraciones, y, además aprende sus nombres originales, uno añade sustanciosos ingredientes para comenzar a ser una persona con nuevas dimensiones en su alma

    ResponderEliminar
  5. Buenos días Silvio
    Ya he oído a mucha gente hablar muy bien del Limonov, a ver si lo encuentro por ahí.
    La importancia de Fermi queda demostrada por el hecho de haber recibido dos de los más grandes honores que se le puede conceder a un científico, ponerle su nombre a un elemento químico (el fermio) y a una unidad de medida, el fermi. ¿Qué mas se puede pedir?
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Tiene usted razón Pedro, no me gustaría citar a filósofos y poetas demasiado gastados por las citas, acerca de la existencia de las cosas exclusiva cuando poseen un nombre o sobre exigencias a la propia inteligencia para que le traigan a uno el nombre exacto de cada cosa...pero que a la vez exigen que no se toque la planta o flor.
    Lo que me gusta de los seres humanos es la capacidad de apasionarse con cualquier cosa, hay auténticos fanáticos de la ornitología, que programan sus vacaciones para ir a sitios de pájaros, y llevan sus anteojos y todo, esa capacidad (¿mayor en los hombres que en las mujeres?) es una bendición, porque una vez que uno alcanza el disfrute de una cosa como esta, tiene para toda la vida, es un disfrute infinito.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar